...EN LÍNEA...

lunes, 30 de abril de 2018


1° de Mayo.

A luchar por trabajo y salarios dignos.

¡Que la crisis la paguen los de arriba!

El 1° de Mayo es una fecha histórica de vital importancia para la lucha de los trabajadores del mundo. En este día de 1886, 200 mil trabajadores en Chicago empezaban una huelga con la reivindicación de que se cumpliera con la ley de 8 horas de trabajo. Continuaron las movilizaciones los días 2 y 3 de mayo de ese año.
La única fábrica que trabajaba contratando rompehuelgas era la de maquinarias Mc Cormick, que estaba en huelga desde el 16 de febrero por descuentos que se la habían hecho compulsivamente a los obreros para construir una iglesia.
El 2 de mayo la policía disuelve violentamente una manifestación de 50 mil obreros deteniendo a varios y torturándolos. El 3 de mayo se realizó una gran concentración de trabajadores en las puertas de Mc Cormick. Al salir los rompehuelgas se produjo una revuelta, la policía disparó contra los obreros matando a 6 manifestantes e hiriendo a varios. En el mitin estaba hablando August Spies.
Adolph Fisher, redactor del periódico Arbeiter Zeitung, inmediatamente corrió a imprimir 25 mil octavillas denunciando la masacre.
El texto del volante impreso decía: “Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer en la fábrica Mc Cormick se fusiló a los obreros. Su sangre pide venganza. ¿Quién podrá ayudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. Al terror blanco respondamos con el terror rojo. Es preferible la muerte que la miseria. Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad que nos hace gritar ¡A las armas!
Ayer las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costoso y se bebía a la salud de los bandidos del orden.
¡Secad vuestras lágrimas los que sufrís! ¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!"
La proclama terminaba convocando a un acto de protesta para el día siguiente,4 de mayo en Haymarcket Square a las 19 y 30 horas.
Entre los manifestantes fueron detenidos 31 obreros, de los cuales 3 fueron condenados a prisión y 5 a morir en la horca acusados de colocar una bomba que estalló en medio de la manifestación y dio muerte a un policía. A pesar de no encontrarse pruebas contra ellos fueron condenados, acusados de ser enemigos de la sociedad y el orden capitalista imperante.
En honor a esta lucha por la jornada de 8 horas de trabajo, y en recuerdo de los mártires de Chicago, en 1899 se declaró en París el 1° de Mayo como el día de los trabajadores, por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional.
Los mártires de Chicago son:
Samuel Fielden: Inglés de 39 años, obrero textil y pastor metodista. Condenado a cadena perpetua.
Oscar Niebe: Estado unidense.36 años. Vendedor condenado a 15 años de trabajos forzados.
Michael Schuab: alemán, 36 años, tipógrafo, cadena perpetua.
George Engel, alemán,50 años, tipógrafo, condenado a muerte.
Adolph Fisher: alemán, 30 años, periodista, condenado a muerte.
Albert Parsons: estado unidense, 39 años, periodista esposo de la mejicana Lucy González Parsosns. Se probó que no estuvo en los hechos mencionados, se entregó para estar junto a sus compañeros pero fue juzgado igualmente.
August Vincent Theodore Spies: alemán, periodista. Condenado a muerte.
Louis Ling: alemán ,22 años, carpintero, se suicidó en su celda para no ser ejecutado.